CECIL BEATON EN PHOTOESPAÑA18 - Pepe Gonzalez-Arenas

CECIL BEATON EN PHOTOESPAÑA18

06 de agosto, 2018 - Otras exposiciones - -

Hasta el 19 de agosto, y en el marco de PhotoEspaña18, puede disfrutarse la exposición CECIL BEATON. MITOS DEL SIGLO XX. En la Fundación Canal.

Esta exposición presenta 116 retratos del polifacético fotógrafo, entre los que se encuentran algunos de los personajes más relevantes del siglo XX que, además, contribuyeron a su transformación: desde consagrados artistas —en su gran mayoría de Hollywood—, como Audrey Hepburn o Marlon Brando; grandes creadores convertidos en iconos de la cultura, como Salvador Dalí o Jean Paul Sartre, y de la moda, como Cristobal Balenciaga o Cocó Chanel; e influyentes y destacados personajes de la alta sociedad, de la aristocracia y de la realeza, como la Reina Isabel II de Inglaterra o El Duque de Alba, Jacobo Fitz-James Stuart.

Beaton fue, por excelencia, el fotógrafo de la belleza. Él mismo dijo: "la belleza es la palabra más importante del diccionario. Es sinónimo de perfección, esfuerzo, verdad, bondad". Hay que tener en cuenta que esto lo dijo un hombre que siempre se sintió inseguro de sus orígenes de clase media, que huyó de la educación popular que había recibido y que hizo de su cámara su personal tarjeta de visita para acceder a ese otro mundo al que deseaba pertenecer con todas sus fuerzas.

Por todo ello, a lo largo de su vida se rodeó de creadores de vanguardia, iconos de cultura, estrellas de Hollywood, de la realeza y la aristocracia europea... y todos ellos fueron, además, inmortalizados por su cámara dando lugar a un archivo fotográfico que todavía sigue destacando por su elegancia y exquisitez.

Desarrolló su trabajo a lo largo de seis décadas y supo amoldarse a los gustos de cada una de ellas: en años 20 recurrió a los decorados sobrecargados realizados por él mismo, en los 30 se aprecia cierta influencia del surrealismo, en los 40 se involucró con su cámara mostrando la cruda realidad de la guerra y tomando alrededor de 10.000 fotogafías de edificios destruidos o niños en los hospitales y, finalmente, se volvió más austero en las décadas de los 50 y 60.


Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 + 1 =